viernes, 17 de mayo de 2019

Madrid, no pasarán

Este lema, utilizado durante nuestra Guerra Civil por el bando republicano, se ha convertido en un slogan de la izquierda para luchar contra el fascismo desde entonces. 
El problema es que hoy en día, haciendo buena la teoría de la herradura, la extrema izquierda y la izquierda en general, han asumido los principios de aquél fascismo que decían combatir. Es decir, el autoritarismo y la no aceptación del diferente ideológico son sus bases ideológicas. Por no continuar con su populismo y su incoherencia social. 
El próximo 26 de mayo, en Madrid, hay elecciones municipales y autonómicas. Con la polarización que estamos teniendo en la sociedad española, no solamente votamos una gestión, que con Carmena ha sido pésima, sino si queremos que la ciudad y la región tengan políticas de libertad o políticas autoritarias y radicales. 
Más Madrid, con Carmena a su cabeza es lo que ofrecen. Autoritarismo y desprecio al diferente ideológicamente. Lo hemos visto estas pasadas fiestas de San Isidro con los escraches a Begoña Villacís y José Luis Martínez Almeida por parte de los coadláteres de la izquierda. Y conculcar las libertades que tenemos hasta ahora los madrileños: movilidad, educación, sanidad...
Hay que elegir, de forma adulta, si queremos seguir en el modelo que ha creado el Partido Popular para Madrid, de libertad de elección de educación, de médico, de movilidad aportando alternativas para proteger el medio ambiente o queremos el modelo de ciudad de estos 4 últimos años. Un Madrid que no ejecuta sus proyectos de inversión. Un Madrid que no escucha a sus vecinos, porque el equipo de Gobierno solamente escucha a los suyos. Un Madrid que sube impuestos. Un Madrid que quiere adoctrinar en los proyectos educativos de los más pequeños. 
En definitiva, un Madrid que retrocede, aunque ellos lo vistan de progresismo. 
Por eso, este 26M los madrileños debemos decir a las políticas de Carmena y la izquierda, ¡No pasarán!

viernes, 19 de abril de 2019

De campañas y militantes

Foto de El Mundo. Acto Vista Alegre.
Estamos en el ecuador de la campaña electoral del 28A. Una de las campañas más decisivas para España y a la vez, la que más incertidumbre tiene de las celebradas hasta el momento en nuestra joven democracia, con casi un 30% de indecisos y las encuestas más perdidas que Ulises guiado por las Sirenas.
Lo que nos dicen las encuestas sí que es una tendencia. El ínclito "visitante" de la Moncloa, Sr. Snchz, tiene todas las de ganar. Pero ganar, hoy en día, no es suficiente. Los pactos serán esenciales y en este entorno, los partidos de derecha tendrán mucho que decir. 
Por mi trabajo viajo bastante y me gusta medir el termómetro político social por lo que yo llamo, "Encuesta de barra de bar". Escuchar en todos los lugares en los que uno para los temas de los que habla la gente a la hora del café, del aperitivo, de la caña de después del trabajo, te da el pulso real de la sociedad española. 
Y guste más o menos, VOX está en boca de todos. Lo que más me interesa es el entusiasmo con el que hablan los que lo defienden. Y eso, no se nota en el resto de partidos. 
Miras las imágenes de los mítines y falta motivación. Quizá sea el que tengamos por delante dos campañas electorales seguidas y sin tiempo para reflexionar de una a otra. 
Los militantes son el verdadero motor de un partido y sin ellos, no son nada. Si los militantes no están motivados, la maquinaria del partido, se para de forma imposible de arrancar. 
Piénselo, VOX no tiene tantos militantes, y vean las imágenes de sus actos de campaña. No paran de llenar y el ánimo que se ve en los asistentes es real. 
El 28A nos llevaremos más de una sorpresa, como ocurrió en las elecciones andaluzas, pero que luego no se diga que nadie lo avisó. Porque esta vez está todos los días en todos los medios. 

domingo, 13 de enero de 2019

Lo mejor de Pablo Casado

Hoy se han presentado los candidatos a la Comunidad y Alcaldía de Madrid. Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez Almeida. En mi opinión, dos buenos candidatos para los tiempos que vienen y las necesidades que habrá de llegar a acuerdos con otras formaciones políticas. 
Pero este no es el tema de mi entrada de hoy. 
El acto, pésimamente organizado, ha tenido un detalle de Pablo Casado, que es lo mejor que tiene. El PP y el PP de Madrid, deberían pensar muy bien a la hora de elegir los sitios dónde realizan los actos, porque el aforo se les queda siempre pequeño, dejando a los afiliados y simpatizantes fuera. 
Y aquí viene el detalle de Pablo Casado, sabiendo de dónde viene y quienes le han puesto en la presidencia del Partido Popular. 
Al terminar su discurso, ha salido rápidamente para saludar a las más de 100 personas, muchas ya se habían marchado por no poder entrar, que estábamos fuera viendo la presentación en unas pantallas que tenía el Teatro Goya en su entrada. 
Pablo Casado sabe muy bien lo que implica ir con ilusión a un acto de partido para ver a los "pata negra" y no poder entrar. El esfuerzo que hacen muchos afiliados y simpatizantes que vienen de pueblos de la región y se quedan con las ganas.
Al igual que hizo en la cena de Navidad, que pasó mesa a mesa saludando a los afiliados. 
Confío y deseo que nunca pierda esa visión que tiene del afiliado y simpatizante, porque son ellos los que le han aupado a la presidencia y los que hacen que el partido se movilice y llegue a todas las partes de esta España.